Los fabricantes elegidos por Apliclor, elaboran su sal mayoritariamente a partir del agua de mar o de depósitos salinos procedentes de yacimientos naturales.

Este mineral de un contenido superior al 90% de cloruro sódico, es disuelto con agua y se obtiene una salmuera limpia, cuyo contenido en partículas sólidas e impurezas es mínimo ya que se le han extraído la arena y los insolubles.

La salmuera es conducida a unos depósitos, comenzando un proceso de evaporación por compresión mecánica que acaba
con la cristalización de la sal, de la que se han extraído ya todas las impurezas y se ha obtenido una sal húmeda de un
contenido en cloruro sódico de más de un 99,8% llamada “Vacuum”.

La sal, aún húmeda, es introducida en secaderos, con el fin de quitar por completo su humedad y conseguir una sal totalmente seca (inferior a 0,1% de humedad).

Una vez logrado, la sal pasa a los hangares (donde se almacena a granel) o a unos silos donde se acaban de producir los
comprimidos y los productos utilizados en los diferentes tratamientos de aguas para los que está prioritariamente concebida la sal. Los comprimidos, debido a la muy alta presión de compactación con la que son producidos, se disuelven de forma más progresiva obteniendo una perfecta optimización del tratamiento de aguas.

Una de las aplicaciones más notorias de esta sal “Vacuum” es directamente la de tratamientos del agua, utilizándose
principalmente para la descalcificación, los sistemas de electrólisis salina de agua de piscina, los generadores de cloro,
etc..

DESCARGAR CATÁLOGO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies